skip to Main Content
info@carrosavela.es

MANEJO DE LA VELA

Si consideramos a la vela el motor de un carrovela, la escota sería el acelerador/freno a través de la cual controlamos la velocidad.

La vela mola un motón

Pues si que mola

 

La posición ideal para iniciar el movimiento es de través al viento con la vela abierta (punto muerto) y comenzaremos a cazar la escota (pisar el acelerador)

 

 

 

Clase 2 b

Esta mola más

 

A medida que cazamos, nuestra velocidad aumentará y a medida que lo hacemos se obtiene “permiso” para seguir cazando progresiva y proporcionalmente al ritmo de la aceleración.

Si se caza demasiado deprisa, se obtiene el mismo resultado que en un motor al pisar el acelerador excesivamente deprisa… el motor se “ahoga” y en consecuencia se pierde velocidad.

 

 

Clase 8 b

Pues anda que esta

 

 

 

 

Si se caza demasiado pronto, tiene el mismo efecto que subir una o más marchas en el coche sin haber acelerado correcta y/o suficientemente, por lo que el vehículo no solo no acelera correctamente, si no que puede perder velocidad.

 

 

 

 

 

 

Si en cambio se caza demasiado despacio, la vela no trabaja al quedar demasiado abierta, por lo que esta no trabaja y se pierde velocidad.

mayor aceleración percibida = “permiso” para cazar más deprisa

menor aceleración percibida = se debe cazar más despacio

  • Si seguimos acelerando-cazando, llegará un momento en que necesitamos soltar la escota para alcanzar otro tramo más, ese sería el símil de un cambio de marcha. A medida que cazamos (“subimos” marchas) la escota tira de la botavara y la botavara de la vela, en consecuencia la vela se va cerrando como una puerta sobre el eje longitudinal del carro
  • Cuando la botavara llega cerca de el eje longitudinal del carro deberíamos estar cercanos a la “4ª marcha” es decir, se habría alcanzado alrededor de un 60% del rendimiento.
  • Al estar la botavara practicamente sobre el eje longitudinal del carro, esta ya no se puede “cerrar” más por lo que solo le queda ir hacia abajo tirada por la escota. Esto produce un efecto de arco sobre el mástil, solo que en vez de una cuerda, el mástil tensa la vela aplanando la curvatura de los sables progresivamente, convirtiendo una vela “embolsada”, en una vela plana sin prácticamente bolsa que funciona con viento aparente y ofreciendo la mínima resistencia al avance. Más adelante se mostrará como trimar una vela según necesidad.
  • Durante el proceso de aceleración el rumbo puede/debe variar progresivamente a medida que se caza, en la misma proporción en que se acelera, tanto para ceñir (hacia el viento) como para ir al largo (a favor del viento). Es decir, a mayor aceleración se puede variar el rumbo más deprisa.

+ aceleración = + velocidad = + viento aparente (+ motor) = + opciones de rumbo

  • La perfecta coordinación entre cazar la escota y variar el rumbo progresivamente manteniendo la velocidad máxima posible a cada momento da lugar a una línea óptima de rumbo.
  • En todo momento debe percibirse empuje en el carro unido a la tensión de la escota en la mano que indica que la vela está trabajando.
  • Si no se percibe empuje en el carro y tensión en la escota, la vela no está trabajando en ese preciso momento independientemente de la velocidad a la que se vaya, un error común es ir a alta velocidad y dejar notar empuje en el carro y tensión en la escota.
  • Cuando eso sucede o se ha cazado muy deprisa, o muy despacio y/o se ha salido de la línea óptima tanto ciñendo como al largo. Para corregir esa situación de pérdida de energía (velocidad), se debe de variar el rumbo y/o variar la posición de la vela hasta percibir de nuevo empuje en el carro y tensión en la escota.
  • NORMA [táctica].- JAMÁS intentar seguir la linea de carros con más velocidad que vosotros, por que al tener más velocidad, tienen más viento aparente (más motor), por lo que tienen más opciones de rumbo… “en términos de automoción tendría el efecto de intentar conseguir la velocidad de un oponente que va en la marcha más larga cambiando de una tercera marcha (p.e.) a directa saltándose el proceso de aceleración correspondiente a subir a cuarta marcha y después a quinta… por lo que nuestra velocidad en vez de aumentar, decrecería”.
Back To Top